9 de junio de 2010

Calidad del Agua de Riego en Floricultura

Monitoreo de los parámetros de interés en agua para cultivos hortícolas

Las fuentes de agua debieran ser analizadas al menos una vez al año.

La mayoría de los productores en las producciones bonaerenses, usan agua de pozo (agua subterránea -perforación-) para regar las plantas de sus cultivos ornamentales. Algunos tienen reservorios con agua de lluvia que recolectan para mezclar con agua de pozo. Muchos productores embalsan agua de lluvia para ese propósito.

En muchos países el embalse (estanque) de agua es la fuente principal para el riego.

Algunos cultivos son muy sensibles a ciertas característica químicas del agua. Por ejemplo la producción de plantas juveniles en bandejas alveoladas -celdas- requiere aguas con concentraciones bajas de electrolitos y valores menores a 6,3 de pH. Estas condiciones deben mantenerse a lo largo del cultivo y el riego puede modificar las características de los sustratos, aunque el cultivador de esta especialidad florícola partiera de sustratos costosos. Con cada riego el floricultor puede estar agregando sales o iones que elevarán su salinidad y por lo tanto su CE -conductividad eléctrica- su pH o su valor de RAS. Se puede ver al respecto nuestro artículo de

Parámetros de monitoreo del agua de riego


Así como usted hará al menos un test o estudios sobre su salud con su médico una vez al año, de la misma forma debiera monitorear los valores de algunos parámetros del agua con la cual está regando.

En los cultivos de la floricultura es necesario seguir los valores de estos parámetros con bastante frecuencia. Cuantos más tests mejor.

Qué características demanda un cultivo o más propiamente dicho que parámetros en el agua deben ser seguidos de cerca? En principio aquí vamos a citar los que primero se investigaban en cultivo o en la boca de una perforación: CE -conductividad eléctrica- medida en milisiemens (mS) o microsiemens μS por cm o en decisiemens por metro dS/m la cual es equivalente mS/cm; TSD -Total de sólidos disueltos que está directamente relacionado con la CE y se expresa en partes por millón (ppm) o miligramos por litro (mg/l); contenido de sodio (% Na); RAS o Relación de Absorción de Sodio; pH o potencial hidrógeno.

En las últimas décadas se introdujo el parámetro alcalinidad que ya estaba integrado en los estudios de agua para bebida o potable. Este valor -no bien interpretado aún-, tiene enorme importancia en los cultivos florícolas y en la producción de jóvenes plantas a partir de semillas en la horticultura en general.

La alcalinidad primero

En razón de las experiencias obtenidas y por poner fuera de cultivo a muchos suelos que dejaron de ser aptos para la floricultura, el análisis de alcalinidad debiera ser prioritario. En los cultivos en contenedores es necesario seguir al valor de pH que tiene el sustrato. En cultivos en bandejas alveoladas que son contenedores muy pequeños, el pH puede variar rapidamente por influencia de la alcalinidad del agua de riego.

Los valores adecuados de alcalinidad debieran ser 1,5-2,2 meq/litro de agua; dependiendo el destino que se va a dar al agua. Un miliequivalente de carbonato de calcio pesa 50, o serán 50 mg/l -miligramos por litro- o 50 partes por millón. Hay autores que dicen que debe ser inferior a 80-100 para los cultivos mas sensibles a la alcalinidad, mientras que algunos soportan hasta 200 ppm. Aguas con mayores contenidos deben ser corregidas. Algunos análisis de aguas de perforaciones próximos a la ciudad de Buenos Aires en su cinturón hortícola periurbano -extendido hasta 80-100 km, han mostrado contenidos elevados, de bicarbonatos, en algunos casos superiores a 550 ppm de carbonato de calcio.

Alcalinidad no debe confundirse con alcalino. La primera indica la capacidad del agua para consumir los protones del sustrato en que se cultiva; mientras que alcalino indica si el agua tiene un pH superior a 7.

La alcalinidad tiene como fuente principal a los iones bicarbonato, anión preponderante en las aguas de los alrededores de Buenos Aires y en muchos lugares de la provincia. Los carbonatos son solubles a pH mayores a 8,2. En pH superiores a 9 pueden aparecer otros iones que contribuyan a la alcalinidad.

Corrección del agua con alcanidad

La corrección de aguas alcalinas se realiza por inyección de ácido -fuente de protones- H+

(H+) + (HCO3-) ----> CO2 + H2O
La acidez la pondrá el sustrato, mientras
los bicarbonatos vienen con las aguas. El dióxido de carbono se
disipa como un gas, mientras el agua generada
se sumará al agua del sustrato


Para la corrección de la alcalinidad la fuente de protones más económica es el ácido sulfúrico, el cual es un ácido fuerte y por lo tanto riende muchos protones por cantidad en peso o volúmen del ácido. Otros ácidos pueden ser usados, pero introducen nutrientes que modificarán la composición química. Debieran ser restados cuando se realicen los cálculos para la fertilización. Entre ellos pueden mencionarse al ácido Nítrico o Fosfórico. Los ácidos orgánicos como el cítrico pueden ser usados por personas no entrenadas en uso de sustancias químicas peligrosas, pero el costo es muy elevado y el rinde en protones disueltos es muy bajo.

Según la ecuación presentada más arriba, la fuente de acidez o protones puede ser el sustrato y por lo tanto un sustrato ácido por su origen será malogrado en su objetivo pues el agua con alcalinidad consume los protones propios del sustrato; -pej: la turba y sus mezclas- dando por resultado una elevación del pH del cultivo. El producto de la floricultura está amenazado por las aguas con alcalinidad inconveniente.

Dureza del agua

En algunos textos y libros hemos visto que se confunde el término dureza del agua con otros parámetros. El agua dura "corta el jabón" produciendo un precipitado o impide el buen trabajo algunos detergentes como los champues; altera la cocción de las verduras. La dureza es proporcional al poder neutralizante de los jabones que tenga el agua.

En el uso hogareño produce incrustaciones -sarro- en los artefactos para cocción como pavas o hervidores. Afecta las tuberías de agua caliente y mecanismos de calentamiento de agua. En la industria florícola, produce depósitos sólidos en calderas y tuberías poniendo en riesgo los equipamientos y su rendimiento.

La fuente de la dureza es la elevada concentracion de iones de calcio y magnesio, siendo proporcional a esta concentración. Otros iones también producen el mismo efecto.

La dureza se expresa en ppm o mg/L de carbonato de calcio -CO3Ca- y también "grados". Se origina en la presencia de bicarbonatos solubles, que pasan a carbonatos insolubles cuando -como dijimos- el agua contiene concentraciones marcadas de calcio y magnesio.

Para disminuir la dureza se utilizan ablandadores basados en tratamientos con cal o mediante el uso de sales. Existen otros procedimientos. En general la dureza se manifiesta cuando el agua es calentada o cuando varía su presión abruptamente, como en los casos de mangueras o tuberías portagoteros.

Como ya explicamos la dureza no es alcalinidad. Pero aguas muy duras pueden ir acompañadas con altos niveles de bicarbonatos y alcalinidad. De allí que muchas veces se correlacione la dureza indirectamente con la alcalinidad.

Cuando las aguas llevan muchos bicarbonatos los sustratos regados con ella elevaran su pH. Por lo que corresponde realizar una corrección mediante el menor uso de dolomita, pues el agua de riego tendrá el mismo efecto de la dolomita.

Es posible que el agua sea dura pero no alcalina si el anión acompañante de los altos niveles de Ca y Mg fuera por ejemplo el cloruro. En estos casos el riesgo no es el del ascenso del pH, sino la toxicidad por cloruros.

Si en un en una visita o por referencia se tiene la información que hay incrustaciones en pavas, cacerolas o sanitarios, se presume que hay dureza. Inmediatamente es necesario determinar los bicarbonatos, concentracion de Ca y Mg y la relacion de concentracion de Ca y Mg (Ca:Mg).

Lo más correcto para la industria florícola es determinar directamente la concentración de bicarbonatos mediante titulación de una muestra de agua, cuando se desea valorar la calidad de agua. La corrección de aguas alcalinas se realiza mediante inyección de ácido al agua que va al riego de las plantas cultivadas, como lo explicamos más arriba.

Referencias