1 de junio de 2007

El Gran La Plata


Extractado de Texto INTA AER Gran Buenos Aires 11/2006 -ver referencia debajo-

El Gran La Plata forma parte del denominado Cinturón Verde de Buenos Aires, que en su conjunto constituye la región más importante de la producción florícola nacional. Su emplazamiento se vincula con las cercanías del principal mercado consumidor del país.
Las explotaciones florícolas, que comparten el espacio de la citada área con la horticultura, se reparten en tres sistemas de producción: flores y follajes de corte, plantas en macetas, y árboles-arbustos ornamentales, sumado a algunas explotaciones que combinan alguno de estos subsistemas.
De acuerdo con datos -provisorios- del Censo Hortiflorícola Provincial 2005 del Ministerio de Asuntos Agrarios, el partido de La Plata, con poco más de 309 explotaciones y 270 hectáreas cubiertas de invernaderos dedicados a la Floricultura, se constituye en el principal municipio productor florícola de la provincia y del país.
Sobresale el cultivo de flor cortada, donde las especies más destacadas son clavel, crisantemo y rosa, a las que deben agregarse otras como gypsophila, fresia, lisianthus, lilium, gerbera, hasta completar un número cercano a cincuenta especies de diversas características, que satisfacen las necesidades del mercado a lo largo de todo el año.
Si bien también están establecidos cultivos de plantas en maceta, esta especialidad se desarrolla con mayor intensidad en las regiones norte y oeste del Gran Buenos Aires y comprende un elevado número de especies y cultivares.

Los árboles y arbustos ornamentales destinados a ser cultivados al aire libre, encuentran en La Plata alguno de los viveros más importantes del país, donde se producen una muy alta cantidad de especies a lo largo del año.
Los suelos donde se cultivan las especies para flor cortada son de textura Franco, Franco-Limoso o Franco-Limo-Arcilloso, con ausencia de calcáreo en los horizontes superiores. En su estado natural, los valores de pH, materia orgánica y sales solubles los hacen aptos para cultivos intensivos. Una limitante para la producción bajo invernadero tanto de flores de corte como de plantas en maceta, es la calidad del agua de riego por ser bicarbonatada y sódica.


El clima es templado húmedo, sin estación seca y la temperatura media anual es de 16ºC. El régimen pluvial provee alrededor de 1000 mm de agua por año.
En el aspecto social, el sector ornamental tiene una significativa importancia ya que es un fuerte generador de empleo, tanto en forma directa como indirecta a través de un significativo número de comerciantes, empresas de servicios, transportistas y vendedores, entre otros.
A su vez la actividad comercial regional ha tenido en los últimos años una importante transformación, con la creación de dos modernos mercados operados por los propios productores. Ambos centros ubicados en la propia zona de cultivos sobre la ruta 36, pertenecen a las Cooperativas Argentina de Floricultores y a Mercoflor, mercados que generan un importante flujo comercial hacia otras ciudades cercanas y del interior del país.

La producción de flores y plantas ornamentales en esta región constituye una actividad con amplia trayectoria, que en la actualidad, la convierte como referente obligada de la Floricultura nacional. Ver texto completo

AER INTA Gran Buenos Aires