19 de mayo de 2009

Transportando Flores por Mar


El puerto de Rotterdam en Holanda en
el centro norte de Europa, es uno
de los tres mayores puertos del mundo.
Pertenece justamente al más sofisticado
productor y comercializador de ornamentales
del mundo.

El avión como transporte para las flores


Luego de terminada la segunda guerra mundial en 1945, el transporte de flores frescas pudo realizarse mediante el envío frecuente utilizando transporte aéreo. Asi fue que las flores viajaron desde California hasta el poderoso nordeste norteamericano, imponiendo una nueva ecuación en la producción de flores, que comenzó a modificar el juego de la tradicional horticultura de los EUA. Era más fácil producir procuctos hortícolas en California y transportarlos hacia las zonas frías del norte que producirlas en los estados tradicionalmente consumidores de la costa noreste.

Actualmente la producción de flores cortadas en los estados unidos de norteamérica es muy pequeña y casi todo este importante mercado es provisto por compañías floricultoras de Colombia y otros países. Igualmente mucha planta juvenil para el inicio de cultivos proviene de países centroamericanos. La vía de entrada se localiza en Miami y desde allí se distribuye hacia todo el interior de los EEUU. Este comercio se satisface mediante el transporte aéreo.


Un barco portacontenedores
del tipo que llevan mercadería
enfriada



Buenas nuevas para el comercio de flores

Una empresa comercial holandesa FFS (Soluciones para Flores Frescas) ha sido lanzada para transportar y comercializar flores frescas a traves de navíos cruzando mares y océanos. Esta empresa fue iniciativa de Flora Holland, importante organización comercial de flores y plantas en los Países Bajos. Flora Holland reune una intrincada red de puntos claves del negocio de la floricultura, jugando un rol destacado con sus seis centros de subastas, que la con
vierten en la hacedora o quien permite que la industria ornamental tenga un centro nacional de operaciones comerciales, reuniendo además un gran conocimiento al respecto. El poderío de esta red le ha permitido encarar muchos proyectos y llevarlos a cabo con éxito.

Primeros ensayos

Ante todo y como corresponde, un grupo de investigadores de una compañia comenzaron ensayos para estudiar las mejores formas de realizar la operación de cruzar los mares en barcos, para colocar su mercadería en el importante mercado norteamericano. Como los viajes en barcos cuestan alrededor del 20% al 40% del costo del envío en avión, el proyecto era muy importante. Una de las primeras pruebas fue realizada con un contenedor de flores frescas de tulipanes, amaryllis y narcisos desde Rotterdam hacia Nueva York. El viaje por mar demoró siete (7) días. Otra cantidad de días similar llevaron los procedimientos en puerto y luego las flores se comportaron muy bien en florero por más de una semana.

Los experimentos fueron a iniciativa de la Organización de Mayoristas de Productos Hortícolas holandeses (Vereniging voor Groothandelaren in Bloemisterijproducten) y el sponsor principal la: Asociación Holandesa de Productos Hortícolas (Productschap Tuinbouw).

Se pueden observar apilados

contenedores del tipo reefer

que llevan un equipo enfriador cada uno.


Otro contenedor viajó posteriormente para aprender más acerca de como mejorar los tiempos, también para estudiar cuales son las mejores formas de tratamiento postcosecha y disposición durante el transporte y el manipuleo.

Luego los experimentos fueron llevados a cabo con: rosas, crisantemos, iris, tulipanes, amarylis, delphinium, peonías. El destino fue Port Elizabeth en Nueva York y los comercios de flores que las vendieron se ubicaban en Filadelfia, Boston y Miami. Dos universidades hicieron un acuerdo y científicos, controlaron en orígen -Wageningen- y la universidad de Carolina del Norte para el control de calidad al final del embarque. Los controles mostraron que la mercadería resultó satisfactoria luego del viaje en barco, e inclusive con mejoras en calidad respecto de las que viajaron simultaneamente por avión.

Los equipos para el transporte son los llamados reefers, unos contenedores refrigerados de mucho uso en alimentos, frutales y otros productos perecederos.

Referencia Bibliográficas

HANDLING OF CHRYSANTHEMUM FLOWERS FOR EXPORT BY SEA SHIPMENT. M.N. Latifah, H. Abdullah, M.N. Dhiauddin, S.A. Kahar, M.S.M. Redzuan, S. Hamidah, M. Pauziah, M. Ab Rahim, M.Y. Rohani, H.N. Auni