30 de julio de 2007

Rosas en Misiones. Flor de corte

Escribió Sandro Maidana, enviado especial de Misiones Online (resumido por floricultura 34)

(Publicación original 28-07-2006)

El clima amigable, las características edáficas propicias para el cultivo, la conectividad de rutas y la accesibilidad a los medios de transportes fueron los factores que tuvo en cuenta una empresa bonaerense al momento de elegir a Misiones como el lugar para producir rosas para abastecer al mercado nacional.

El sitio escogido fue un predio situado a unos 8 kilómetros de El Soberbio (-27º 17',713 S -54º 12',294 W). Allí Argenflor hizo lo necesario para cultivar una de las plantas más requeridas en el mercado nacional: rosas, en sus distintas variedades y colores.

En los últimos años el stock local disponible ha comenzado a ser insuficiente ante el constante aumento de la demanda, por lo que la firma tuvo que recurrir a los países como Ecuador y Colombia, reconocidos mundialmente como los principales productores de rosas..

"Hoy estamos importando desde Colombia y Ecuador porque están faltando rosas en la Argentina. Los
niveles de producción suelen reducirse considerablemente en invierno", fue lo primero que contó uno de los cuatro socios que forman parte de la compañía. Por semana, Argenflor recibe de esos dos países ecuatoriales un embarque con 20 mil paquetes, que contienen cerca de 480 mil tallos.

El objetivo trazado a largo plazo por los floricultores es reemplazar los volúmenes que se importan actualmente por la producción propia de Misiones.

El área cultivada en la actualidad en el predio de El Soberbio alcanza los 17 mil metros cuadrados. La idea es llegar a producir rosas en por lo menos cinco hectáreas. “Creemos que produciendo en cinco hectáreas estaríamos en condiciones de llegar bien a todo el país, sin necesidad de recurrir al extranjero”, estimó el empresario que hace 30 años decidió continuar con la tradición familiar en floricultura.

“Estuvimos recorriendo otras provincias como Salta y Jujuy, pero decidimos Misiones por una serie de cuestiones desde el transporte, el clima hasta el suelo.” Así contó el emprendedor.

En el cultivo trabajan cerca de 15 personas, toda mano de obra local.

Por último, aseguró que en la Argentina la floricultura ya es una industria que mueve cerca de 200 millones de dólares anuales y vinculó el constante crecimiento del sector a cambios de hábitos: se trocó el uso funerario por la utilización como presente para toda ocasión. “Hoy los hombres acostumbran a regalar flores y la gente en general las valora más por tratarse de un producto natural”, nos dice.